Qué sintomatología puede causar la salida de los dientes

La primera dentición, formada por 20 dientes (12 menos que la dentinción permanente o segunda dentición)empieza en torno a los 6-8 meses de vida y suele finalizar entre los 2 y 3 años de edad.

La erupción de los «dientes de leche» suele empezar por los incisivos centrales inferiores y, después, seguir con los incisivos centrales superiores, los incisivos laterales superiores, los incisivos laterales inferiores, las primeras muelas de leche (primer molar), los caninos (colmillos) y, por último, las segundas muelas de leche (segundo molar).

La erupción dental suele ser sintomática. La lista de manifestaciones clínicas relacionadas con la erupción primaria resulta bastante extensa:

  • Dermatitis del pañal
  • Diarrea o reblandecimiento de las heces
  • Dolor
  • Elevación de la temperatura corporal
  • Exantema facial
  • Introducción de los dedos o los puños en la boca
  • Irritabilidad
  • Inflamación gingival (enrojecimiento o engrosamiento de las encías)
  • Llanto
  • Rechazo del alimento
  • Salivación aumentada
  • Trastorno del sueño

Sin embargo, cada vez hay más dudas sobre qué puede relacionarse directamente con la salida de los «dientes de leche» y qué no.

Todos parecen estar de acuerdo en que la inflamación gingival, la irritabilidad y el aumento de la salivación son los síntomas más frecuentemente relacionados con la erupción de la dentición primaria. En cambio, existen controversias acerca de si la fiebre o la diarrea guardan una relación directa con la salida de los dientes o bien se deben a otro motivo, por lo que la coincidencia en el tiempo es algo totalmente casual.

Mientras que hay especialistas que vinculan claramente la fiebre con la inflamación de las encías, otros apuestan porque la elevación de la temperatura se debe a alguna infección sobrevenida por el mal hábito del bebé de llevárselo todo a la boca. Y, en el caso de la diarrea o del reblandecimiento de las heces, sucede algo parecido: ¿se relacionan directamente con la erupción o se producen como consecuencia de una mayor ingesta de saliva debida al incremento de secreción de ésta?

Sea como sea, mitigar las molestias del niño, frotando delicadamente la encía con un bálsamo calmante como el VITIS Baby utilizando la yema del dedo limpia o un dedal de silicona y, en los casos más molestos, administrando algún analgésico en forma de jarabe, y acudir a un dentista infantil al año de vida, para asegurar que los dientes se están desarrollando con normalidad y que no hay problemas asociados, será siempre una buena manera de actuar.

Dra. Iolanda Miró i Vinaixa

Redactora médica

Página: http://blogsaludbucal.es/es/articulo/325-que-sintomatologia-puede-causar-la-salida-de-los-dientes

Sigue leyendo

Problemas dentales asociados a la diabetes

Casi una de cada tres personas con diabetes padece enfermedad periodontal. La diabetes incrementa el riesgo de sufrir problemas bucales (tanto periodontales como dentales), que a su vez pueden empeorar el curso de esta enfermedad. Para romper este círculo vicioso, es importante que conozcamos cuáles son los riesgos y que aprendamos a minimizarlos compensándolos con otros factores protectores.

Principales trastornos dentales asociados a la diabetes

  • Enfermedades de las encíasLa gingivitis y periodontitis son dos de las enfermedades recurrentes en las personas aquejadas de diabetes, ya que la diabetes provoca una respuesta inflamatoria exacerbada frente a las bacterias responsables de las enfermedades de las encías. Las enfermedades de las encías, por su parte, pueden afectar al control del nivel de glucosa en sangre a través de la insulina, lo que aumentaría la resistencia de la insulina y, por tanto, empeoraría el cuadro clínico de la persona diabética.

  • Pérdida de dientesLa periodontitis produce la pérdida de tejido periodontal y óseo, que lleva a la pérdida de dientes si no se trata de manera adecuada. A su vez, la falta de dientes induce a una masticación defectuosa de los alimentos que dificulta el proceso digestivo y que el paciente siga una dieta adecuada para mantener el control de su glucosa.

  • CandidiasisLa candidiasis bucofaríngea es una infección producida por el hongo Candida albicans, presente en la boca de un alto porcentaje de la población. La mayor prevalencia de este hongo en las personas diabéticas puede deberse a la disfunción salival y a la alteración del sistema inmune, lo que facilita las infecciones oportunistas como la candidiasis. Los pacientes con dentadura postiza ven incrementado el riesgo de candidiasis, al ser más difícil llevar a cabo una buena higiene bucal. El tabaquismo incrementa el riesgo de contraer este tipo de infecciones.

  • Sequedad de bocaLa diabetes y, sobre todo, los medicamentos asociados a su tratamiento, pueden producir sequedad de boca. Este fenómeno no es solo una sensación molesta: la falta de flujo de saliva puede favorecer la aparición de infecciones y caries, lo que complica la salud dental general de los pacientes diabéticos. La xerostomía o «síndrome de la boca seca» se desarrolla cuando la producción de saliva se ve disminuida, lo que puede ocasionar alteraciones en el gusto y dificultades al comer, hablar o tragar. La irritación causada por la falta de saliva puede, además, derivar en el «síndrome de la boca ardiente» en aquellas personas con dentadura postiza.

  • ÚlcerasLa aparición de unas pequeñas y dolorosas úlceras blanquecinas en la cavidad oral es otro de los síntomas que pueden presentar las personas con diabetes si no tienen bien controlados los niveles de glucosa. Al igual que con la candidiasis, debido al estado inmune, es fácil desarrollar infecciones oportunistas.

Cómo prevenirlos

Lo más importante es controlar el nivel de glucosa en sangre y tener una higiene adecuada de dientes y encías. El riesgo mayor de estos pacientes de contraer enfermedades bucales hace que sean necesarios los chequeos dentales cada seis meses. Otro factor importante para reducir el riesgo de infecciones es eliminar el tabaco de nuestros hábitos. En aquellos pacientes con prótesis dentales removibles, su limpieza diaria es de vital importancia. Tener los niveles de glucosa controlados nos ayudará a aliviar los problemas bucales causados por la diabetes.

La relación con el dentista

La relación con los profesionales de la salud bucal debe incrementarse en el caso de los pacientes diabéticos. La frecuencia de las revisiones y las informaciones que el paciente debe suministrar al profesional son clave para que este planifique un tratamiento adecuado. Algunos procedimientos dentales no están indicados cuando los niveles de glucosa no están controlados. En ese caso, el odontólogo puede utilizar el glucómetro, que le dará los índices de glucosa en sangre, y así,  sopesar riesgos y beneficios a la hora de aplicar el procedimiento odontológico adecuado que, a su vez, sea menos invasivo. Fomentar la interacción entre los médicos y los profesionales de la salud dental es básico si se quiere abordar la salud de los diabéticos de manera global.

Fuentes
American Diabetes Association
International Diabetes Federation

Sigue leyendo

¿Es necesario usar limpiador lingüal?

A la hora de cepillarse los dientes, es común olvidarse de una parte fundamental de nuestra boca: la lengua. No obstante, una correcta limpieza de la lengua es clave para prevenir ciertas afecciones bucales. Para ello, nada mejor que utilizar a diario un limpiador lingual.

Esto se debe a que la lengua se concentran muchas bacterias. Además, por sus particularidades anatómicas – su superficie no es lisa, sino que está formada por diferentes surcos – pueden acumularse restos de alimentos cuando estos no son correctamente eliminados.

Las bacterias y los restos de comida pueden acumularse en la lengua y favorecer las caries, las enfermedades periodontales y el mal aliento. Por ello, la limpieza diaria de la lengua con un limpiador lingual es un paso clave en la rutina diaria de higiene bucodental.

Por todo ello, una inadecuada limpieza de la lengua puede contribuir a la proliferación de bacterias implicadas en la aparición de enfermedades bucodentales como las caries, la gingivitis y la periodontitis, así como al mal aliento.

De este modo, es importante incluir el raspado lingual en la rutina de higiene bucal para poder disfrutar de una boca sana y sin halitosis.

Por qué utilizar un limpiador lingual

Si bien se puede limpiar la lengua con el cepillo de dientes, se ha demostrado científicamenteque utilizar un raspador o limpiador lingual resultaría mucho más efectivo para reducir la concentración de bacterias en la boca y combatir el mal aliento.

Esto se debe a las particularidades de este elemento para la higiene bucodental, pues está específicamente diseñado para la correcta limpieza de esta parte de la boca.

En ese sentido, algunos limpiadores linguales como el de Halita, cuentan con dos caras. Una de ellas, con un perfil ondulado para adaptarse a la depresión central de la lengua. Y, la otra, de perfil liso para limpiar los laterales de manera más óptima. 

De este modo, en cuanto a la limpieza lingual, no se trataría de ‘frotar’ la lengua, sino más bien de ‘rasparla’ para poder arrastrar las bacterias y los posibles restos de comida fuera de la boca.

Así pues, los limpiadores linguales consiguen una limpieza de la lengua mucho más precisa que los cepillos dentales. Además, esta es mucho más higiénica y suave.

Cómo usar el limpiador lingual

La limpieza de la lengua es un hábito que debería realizarse, al menos, una vez al día. Concretamente, se tendría que usar el limpiador lingual después del cepillado de los dientes y la limpieza interdental.

En cuanto a cómo usar el limpiador lingual, primero hay que empezar por la parte central de la lengua, utilizando la cara del limpiador que presenta un saliente.

Para ello, se tiene que sacar la lengua e introducir el dispositivo en la boca, intentando alcanzar la parte más profunda de la lengua. A continuación, se debe arrastrar el limpiador lingual hacia la parte delantera de la boca y, al finalizar, enjuagarlo con agua.

Posteriormente, hay que utilizar la cara lisa del limpiador para los laterales de la lengua, aclarándolo después de cada pasada.

Al acabar, se puede enjuagar la boca con agua o, para una higiene bucodental completa, con un colutorio específico según las necesidades de cada persona.

Así pues, la limpieza de la lengua es un hábito sencillo que solamente sumará un par de minutos más a nuestra rutina de cepillado de dientes.

Un pequeño esfuerzo que bien merece la pena por los diferentes beneficios de usar un limpiador lingual.

Escrito por:

Rosa Lecina Fabrés
Periodista de salud

Sigue leyendo

Boca seca (Síndrome de Sjögren)

Una de las principales funciones de la saliva es la protección de dientes, encías y boca en general frente a microorganismos dañinos.

Es por ello que las personas con Síndrome de Sjögren tienen más riesgo de sufrir ciertas complicaciones en su salud bucal.

  • Caries. La disminución de saliva incrementa las probabilidades de padecer caries. Esto se debe a que la saliva tiene una acción antimicrobiana, por lo que ayuda a proteger a los dientes frente a las bacterias que causan esta afección bucal.
    La saliva también se encarga de neutralizar los ácidos producidos por las bacterias al metabolizar los hidratos de carbono de la dieta  que pueden tener un efecto cariogénico. 
  • Mal aliento. La falta de saliva dificulta su función de limpieza natural de la cavidad oral, por lo que la acumulación de bacterias y restos de alimentos promueve la aparición de halitosis. 
  • Candidiasis oral. La saliva tiene una efecto antifúngicas. Es por ello que las personas con síndrome de Sjörgen son más propensas a sufrir infecciones por patógenos oportunistas como la candidiasis oral. 
  • Sensibilidad dental. La falta de humectación en la cavidad oral puede manifestarse con sensibilidad dental. Esto implica la aparición de dolor ante estímulos táctiles (al contacto), térmicos (frío y calor) o químicos (alimentos y bebidas dulces o ácidos).  
  • Fisuras en labios y lengua. Las personas con síndrome de Sjögren pueden presentar unos labios secos y agrietados, así como una lengua fisurada. Esto último se caracteriza por la presencia de numerosas fisuras sobre la superficie dorsal de la lengua que varían en tamaño y profundidad

Cómo aliviar la boca seca

El tratamiento para la boca seca va dirigido principalmente a prevenir las complicaciones bucodentales más frecuentes, hidratar la cavidad bucal y estimular la producción de saliva.

  • Limpieza dental minuciosa. Tener unos buenos hábitos de higiene bucodental es imprescindible para prevenir las complicaciones orales relacionadas con el síndrome de Sjögren. 
  • Pasta dental y colutorios para xerostomía. Se deberían utilizar pastas dentífricas y colutorios que contengan ingredientes que protejan de forma efectiva frente a las caries, el mal aliento y el desgaste del esmalte.

    También es conveniente que los productos de higiene bucal para boca seca incluyan principios activos de acción hidratante y lubricante. Entre ellos, la betaína y el xilitol. Otro ingrediente interesante para la sequedad bucal es la alantoína, ya que regenera el epitelio bucal y alivia las molestias de irritación causadas por la boca seca.

    Por el contrario, se deberían evitar las pastas de dentífricas y colutorios que incluyan irritantes como el laurilsulfato de sodio y el alcohol.

  • Geles humectantes para boca seca. Usar geles hidratantes específicos para xerostomía permite aliviar la sensación de boca seca o ardiente siempre que se necesite. Este tipo de productos están especialmente indicados para antes de acostarse, ya que proporcionan un alivio inmediato de la boca seca por la noche que es cuando se produce una menor cantidad de saliva.  

  • Spray estimulante de la saliva. Pulverizar un spray que estimule la secreción natural de saliva ayuda sobre todo en aquellos casos donde la xerostomía causa dificultades para masticar y deglutir. 
  • Comprimidos o chicles para estimular la saliva. Tomar comprimidos específicos para boca seca o masticar chicle con ingredientes como el ácido málico o el xilitol favorecen la producción de saliva. En ambos casos se trata de formatos muy cómodos que promueven la humectación de la boca en cualquier lugar y cualquier momento. (consultar con un médico especialista antes de consumir cualquier medicina)

Paralelamente, se recomienda beber agua con frecuencia a lo largo del día y evitar los alimentos secos, pegajosos, azucarados, picantes, ácidos, salados, muy fríos o muy calientes. También se debería prescindir de la cafeína y el alcohol, ya que se trata de agentes irritantes. Por el contrario, el consumo de frutas y verduras aumenta la salivación de forma natural.

Bibliografía
Redacción. La boca seca [en línea]. Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial, 2019. <https://www.nidcr.nih.gov/espanol/temas-de-salud/la-boca-seca/informacion-adicional>

Sigue leyendo

¿Qué cuidados necesita un implante dental?

Los tratamientos con prótesis sobre implantes han aumentado exponencialmente en los últimos años por las mejoras que aportan a la calidad de vida del paciente. Sin embargo, a pesar de las ventajas de estos tratamientos, también hay casos en los que el implante puede fracasar, es decir, que el implante pierda su unión al hueso y se suelte.
La causa más común que ocasiona el fracaso de un implante es la periimplantitis y puede producirse por una inadecuada higiene oral o por una excesiva fuerza masticatoria sobre los implantes.
Si no llevamos una adecuada higiene oral, puede producirse una periodontitis que en algunos casos lleva a la pérdida del diente. De igual manera, la mala higiene alrededor de los implantes conlleva un proceso denominado periimplantitis en el que se produce una pérdida del hueso que sustenta el implante con la consiguiente pérdida del mismo a corto plazo.  De ello se deriva que las medidas higiénicas a tomar para el mantenimiento de las prótesis, ya sean fijas o removibles, o de los tejidos blandos periimplantarios sean fundamentales para predecir un buen resultado.
Tras la cirugía para la colocación de los implantes (primera fase de un tratamiento de implantología), se recuerda que es importante realizar enjuagues con clorhexidina para eliminar posibles bacterias dado que no se puede realizar cepillado correcto de la zona.
Tras la retirada de los puntos a los 7-15 días se pueden reanudar las medidas de higiene habituales (cepillado convencional) durante los tres o cuatro meses que dura la fase de oseointegración (unión estable entre el hueso y el implante). En ese sentido cabe reseñar que, en algunos casos, el mismo día de la cirugía se puede poner una prótesis provisional.
A partir de la fase protésica (segunda parte del tratamiento de Implantología) deben introducirse las siguientes técnicas de cepillado:
Cepillado convencional: Como mínimo cada 12 horas debe realizarse un cepillado de la boca con especial dedicación a la zona de la prótesis en su unión con la encía.
Higiene con cepillo interproximal: En el caso de prótesis fija (que no se puede retirar) se recomienda el uso de cepillos interproximales y sedas en los espacios entre implante-implante y diente-implante (elegir tamaño más grande o más pequeño en función del espacio existente y la recomendación de su dentista). En caso de que la prótesis sea removible (se pueda quitar) habrá que limpiar por un lado la prótesis con los cepillos específicos para éstas y por otro lado cepillar las barras o anclajes unidos a los implantes y que sirven de sujeción a la prótesis. En el caso de las barras hay que prestar especial atención al espacio entre la barra y la encía, para evitar la inflamación de ésta.  Cabe reseñar que la no retirada de la placa bacteriana de la parte de la encía que rodea los implantes pondrá en peligro la durabilidad o éxito del tratamiento con implantes debido a la pérdida de éstos.
Finalmente se recuerda que resulta imprescindible realizar las visitas periódicas programadas por el dentista para que éste revise si están llevando a cabo correctamente las medidas de higiene, para controlar el estado del hueso alrededor de los implantes, así como revisar o cambiar los componentes tipo tornillos o aditamentos de la prótesis.

Tomado de: http://www.icoev.es/blogicoev/que-cuidados-necesita-un-implante-dental/

Sigue leyendo

Consejos de Salud Oral

1. La dieta, más importante que el cepillado para prevenir la caries

Según la especialista en odontología restaurativa Serpil Djemal, del King´s College Hospital de Londres, la dieta tiene un peso más importante que el propio cepillado de los dientes en la prevención de la caries.

“Cepillarse los dientes es excelente, es muy importante y evita la piorrea, pero el factor de la dieta es clave”, dijo.

No llega con cepillarse los dientes bien y más veces al día para compensar: eso no podrá revertir los efectos de una mala dieta.

“En lo que se refiere a caries, cavidades y agujeros en los dientes la clave está en la dieta y en la frecuencia de exposición al azúcar”, dijo.

2. qué comer es tan importante cómo comer

Si no has comido o bebido durante un tiempo, tu boca está esencialmente “en reposo” y tus dientes a salvo.

Pero justo después de comer se vuelve ácida, creando un ambiente en el que tus dientes empiezan a disolverse.

“A la boca le toma unos 40 minutos volver a sus niveles seguros de acidez”, explica el doctor Chris van Tulleken.

Así que cuanto más picotees entre horas, más períodos de acidez habrá en tu boca.

El consejo general para el cuidado de los dientes es evita comer entre horas y comer los dulces después de las comidas.

3. Cómo “comer bien” entre horas

Pero si no puedes resistirte a picotear entre horas, Van Tulleken recomienda “beber agua, masticar un chicle sin azúcar o incluso comer un poco de queso”, para ayudar a los dientes a regresar a ese nivel seguro de acidez.

4. Azúcar, el gran enemigo de los dientes

La frecuencia de exposición al azúcar es clave para el desarrollo de caries.

Van Tulleken recomienda tener cuidado con los alimentos aparentemente incocentes pero que tienen azúcar escondido, como los zumos de fruta, los cereales o algunas comidas precocinadas.

“Hay azúcares escondidos en alimentos que nunca te esperarías”, dice el investigador.

Es mejor comer una naranja que beber un zumo de naranja embotellado.

La leche es otro de los alimentos que puede traicionar, particularmente en los niños: si bien su contenido en calcio lo hace recomendable para los dientes, también contiene azúcar.

Algunos niños se quedan dormidos con el biberón en la boca o no se cepillan los dientes después de beber leche y eso también contribuye a la formación de caries.

5. El ácido, otro enemigo

Si has bebido una bebida acídica, como un zumo o un te de frutas, es mejor beber un vaso de agua después para enjuagar la boca y diluir el ácido.

Pero no es recomendable cepillarse los dientes durante la hora después de tomar una bebida acídica, porque el ácido suaviza el esmalte dental y con el cepillado puedes dañar esa capa dental protectora, según explica Van Tulleken.

6. Entonces ¿Cuándo es mejor cepillarse los dientes?

Cepillarse inmediatamente después de comer, y sobre todo después de comer algo ácido (como un zumo de naranja), puede perjudicar al esmalte dental.

Lo ideal es hacerlo después de cada comida pero dejando pasar un tiempo, aproximadamente 40 minutos.

7. Un método para cepillarse bien los dientes

Según la especialista en odontología Serpil Djemal, es muy difícil hacerlo bien porque la mayoría aprende mirando a su mamá y tiende a repetir lo que ve y agarrar hábitos desde muy pequeño.

Por eso la mayoría de la gente deja algunas partes de la superficie de los dientes sin cepillar. Eso es en parte porque los cepillamos de una manera aleatoria.

Djemal recomienda tener un método: empezar en una esquina de la boca e ir cepillado lentamente y uno por uno cada diente, “como haciéndoles cosquillas”, hasta llegar a la otra esquina.

Van Tulleken añade cepíllarlos durante dos minutos, dos veces al día, y finalmente no enjuagar la boca al final, sólo escupir. Así, el flúor se queda en los dientes y los mantiene saludables.

8. Vegetales contra el mal aliento

La diferencia entre una boca limpia y una boca con mal aliento es comparable a la de un río de agua corriente y cristalina y una laguna de aguas estancadas.

“Idealmente la saliva debería fluir por la boca y llevarse las bacterias que causan el mal olor. Pero si tu boca se seca por algún motivo, porque estás nervioso, o por el alcohol, o porque has estado durmiendo y rocando, tu boca se parece más a una laguna de agua estancada”, explica Van Tulleken.

Para deshacerte de ese mal olor de aguas podridas primero necesitas beber agua, que lavará los compuestos sulfúricos que se generan en la cavidad oral y que causan el mal aliento o halitosis.

Después puedes consumir vegetales fibrosos con un alto contenido de agua, como el pepino, el apio o la zanahoria.

Su contenido en agua limpia la boca y al masticarlos, su textura fibrosa hace que generes más saliva.

“Estos vegetales son como una combinación de una pasta dental y un enjuague bucal naturales, provistos por la madre naturaleza. Y además saben bien y son baratos”, comenta el doctor Van Tulleken.

9. Cómo saber qué pasta dental comprar

Limpieza profunda, protección de cavidades, limpieza avanzada, refrescante, especial para niños, para dientes sensibles… Hay miles de productos de higiene dental, desde pastas y enjuagues hasta cepillos, que hacen todo tipo de promesas… pero ¿cómo saber si funcionan?

El doctor Chris van Tulleken habló con la Asociación de dentistas del Reino Unido y después de contrastar opiniones con varios expertos y de revisar estudios científicos llegó a esta conclusión:

“Si tienes un buen cepillo de dientes manual, una pasta con fluoruro y te lavas los dientes durante dos minutos dos veces al día, cubriendo bien toda la superficie de tus dientes y encías, estás haciendo todo lo necesario”.

“El resto de productos que muchos tenemos en el armario, no es que pensemos que no funcionan sino que no sabemos de verdad si funcionan o no, e incluso si funcionaran probablemente no añadirían ningún gran beneficio”.

Información valiosa tomada de: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150727_salud_trucos_practicos_higiene_bucal_ig

Sigue leyendo

Fundas dientes: ¿cuándo debo ponérmelas?

Inicio / Salud / Salud Dental / Fundas dientes: ¿cuándo debo ponérmelas?

Las fundas de dientes son la solución para piezas dentales excesivamente dañadas.

  • Las fundas dentales, o coronas dentales, se colocan en la parte superior del diente para suplir algún tipo de daño que pueda tener. Si se requiere emplear una funda dental, normalmente el diente estará excesivamente dañado.

Para colocar una funda dental, el odontólogo, anteriormente, tiene que lijar y alisar el diente donde se colocará la corona hasta que quede achatado, porque la adhesión de la funda al diente es mucho más cómoda para el paciente y duradera si la base en la que se coloca es propicia para ello.

Después de haber dejado el diente preparado para la colocación de la funda, se realizará una funda temporal hasta que la definitiva esté hecha. Esta funda definitiva tiene que ser moldeada por el odontólogo y se realizará en alguno de los siguiente materiales.

Materiales de las fundas de dientes

  • Metal-Porcelana: de las más recomendadas, ya que tienen una apariencia muy similar al diente humano y además son muy resistentes. Su calidad/precio es la más adecuada del mercado.
  • Porcelana: las mas estéticas y las que mejor imitan al diente natural, normalmente se usan para los dientes que se ven en la sonrisa ya que no son tan resistentes como las anteriores
  • Resina: se usa principalmente como fundas provisionales, aunque se pueden usar como fundas permanentes. Son más baratas pero su resistencia es baja.
  • Zirconio: el zirconio es un metal blanco por lo que ofrece alta resistencia y componente estético (pero no son tan naturales como las de porcelana) aunque es verdad que son las coronas más caras, son también las que mejor calidad ofrecen; ya no solo por los resultados estéticos (son iguales a los dientes naturales), sino también por su resistencia.
  • Metal: no son muy frecuentes, y los metales utilizados en su confección son el oro, el níquel y el platino. Son muy resistentes, pero el acabado no es nada parecido al de un diente natural.

¿Cuándo colocar una funda dental?

Las fundas dentales no se colocan a la primera de cambio que haya un problema en algún diente, sino que son la solución más adecuada para las piezas dentales con un daño muy extendido que no se solucionan con un empaste o algún tratamiento menos intrusivo.

Entre los casos en los que sí es necesaria la aplicación de fundas o coronas dentales, encontramos a aquellos pacientes que tienen un agujero en el diente con unas dimensiones los suficientemente grandes para no poder sellarse con el propio diente, en ese caso, se deberá recurrir a una funda dental que recubra la pieza dañada.

Otro de los casos en los que se aplica las coronas dentales es en aquellos pacientes que sufren de algún diente dañado o que tiene pequeñas fisuras que, si no son tratadas, pueden desembocar en una rotura total del diente. En estos casos, también se aplican las fundas dentales.También se utilizan las fundas dentales en aquellos casos en los que se busque una mejora estética en un diente que está dañado o que, simplemente, tenga mal aspecto. Esta situación también es contemplada por los odontólogos a la hora de colocar fundas dentales.
Las fundas de dientes son un gran tratamiento que puede otorgarle más vida útil a las piezas dentales más desgastadas. Sin embargo, no es la técnica más adecuada para todos los casos y deberás acudir a tu odontólogo  para que te aclare las dudas y te asesore sobre cuál es el tratamiento que más te conviene.

Información tomada de: https://muysaludable.sanitas.es/salud/dental/fundas-dentales-tratamiento/

Sigue leyendo

Odontología Preventiva

Inicio / Sin categoría / ¿Conoces la odontología preventiva?

¿Conoces la odontología preventiva?

¿Sabías que practicar odontología preventiva es la mejor forma tener una sonrisa sana y cuidada a largo plazo?

Lo último en salud oral es tratar patologías dentales incluso antes de que aparezcan

No debes ir al odontólogo únicamente cuando te duelen los dientes o detectas algún problema en tu salud dental; En realidad, la visita al odontólogo es recomendable de forma periódica, al menos una vez al año y siempre antes de que un problema se desarrolle o presente riesgos evidentes.

Esta actitud preventiva permite, de la mano de profesionales expertos y de la última tecnología clínica, detectar pequeñas patologías dentales y tratarlas a tiempo, antes de que se desarrollen o vayan a más.

¿Qué es la odontología preventiva?

Al estudio de los dientes y de la boca en general, con objetivo de revisión y prevención de cualquier enfermedad, infección, desgaste o rotura se le denomina odontología preventiva.

¿Qué beneficios tiene para mi salud dental esta actitud preventiva?

Los beneficios para la salud que ofrece la odontología preventiva son evidentes y están enfocadados a evitar el desarrollo de cualquier problema en tus dientes.

¡Cómo se realiza la odontología Preventiva?

Con la revisión de los dientes y de la boca en general, el cual tiene como objetivo la prevención de cualquier enfermedad, infección, desgaste o rotura. preventiva.

¿Qué beneficios tiene para mi salud dental esta actitud preventiva?

Los beneficios para la salud que ofrece la odontología preventiva son evidentes y están enfocadados a evitar el desarrollo de cualquier problema en tus dientes.

  • Disfrutarás de una boca y dientes saludables en todo momento.
  • Podrás actuar lo antes posible en caso de que el odontólogo identifique cualquier síntoma o signo de una patología incipiente, evitando que el problema se desarrolle o vaya a más.
  • Tu estado de salud mejorará, al existir una estrecha relación entre salud bucodental y salud general.

¿Cómo practicar odontología preventiva?

La odontología preventiva se basa principalmente en estos 2 aspectos:

  • Revisiones periódicas con el odontólogo: con ellas se determina el estado de salud dental del paciente, detectando cualquier señal de alarma.
  • Hábitos de cuidado habituales: cepillado diario, uso de seda dental y enjuague bucal, alimentación saludable, ingesta habitual de agua…

Recuerde que en la Clínica Social de Ortodoncia hay grandes especialistas miembros de la Sociedad Colombiana de Ortodoncia en los cuales puede confiar su Salud Dental.

Sigue leyendo

Algunos alimentos para tener los DIENTES fuertes.

El esmalte dental es el tejido más fuerte de todo el cuerpo humano. Si quieres mantener ésta capa que recubre tus dientes lo más fuerte posible, asegúrate de adicionar estos alimentos a tu dieta.

#1 Queso

Los productos lácteos como el queso y la leche son ricos en calcio, reconocido por fortalecer tus huesos y dientes. A su vez los lácteos contienen la proteína caseína, que estabiliza y repara el esmalte dental. No todos los quesos tienen el mismo contenido de Calcio, así que asegúrate de revisar en la etiqueta qué porcentaje de la cantidad diaria recomendada de calcio contiene cada porción.

#2 Verduras de hojas verdes

La espinaca y otras verduras de hoja verde están llenas de fibra, que es excelente para los dientes, porque cuando las masticas generas mucha saliva que limpia los dientes al mismo tiempo que neutraliza el ácido. ¿No eres fan de los verdes? Un plato de fríjoles ricos en fibra ofrece el mismo beneficio.

#3 Salmón

Este pescado es rico en omega-3 y también es una gran fuente de vitamina D, que ayuda al cuerpo a absorber el calcio, para que éste pueda hacer su trabajo de proteger y fortalecer los dientes.

#4 El té verde

Este es un verdadero elixir curativo lleno de beneficios respaldados por investigaciones. Gracias a sus potentes bacterias y antioxidantes los dientes se protegen porque previenen que la placa se adhiera a los dientes. Los tés además suelen tener flúor, que es una proteccion contra la aparición de caries y fortalece el esmalte dental. Si el té verde es demasiado amargo para ti, trata de tomar té negro, es más suave y ofrece una protección similar a tus dientes y encías.

#5: Zanahoria

Las zanahorias crudas y otras verduras o frutas crudas que requieren mucha masticación, tales como manzanas, peras y pepinos, pueden fortalecer tus dientes.

Tanta masticación para comerlos ayuda a remover la placa bacteriana en tus dientes y encías.

Información cortesía de: https://www.listerine.com.co/caries-y-dientes-fuertes/dientes-resistentes

Sigue leyendo

EL AGUA ES IMPORTANTE PARA NUESTRA SALUD ORAL

Llevar una dieta equilibrada, tener una correcta higiene dental   o beber suficiente agua al día, nos ayudan a tener buena salud oral previniendo una gran cantidad de afecciones dentales.

BENEFICIOS DE BEBER AGUA:

  • Evita la sequedad dental
  • Mantiene la boca y la lengua limpias
  • Ayuda a mantener un Ph de la boca neutro, evitando que la boca sea un lugar ácido propio para la aparición de caries
  • Para unos dientes y encías sanos
  • Para un aliento fresco
  • Ayuda a segregar saliva
  • Reduce la aparición de caries y las enfermedades periodontales
  • Favorece la cicatrización de heridas y llagas. Se recomiendan enjuagues de agua con sal
  • Ayuda a distinguir el sabor de los alimentos
  • Es buena en caso de habernos quemado la lengua. Nunca utilizar hielo
Sigue leyendo

CONSEJOS PARA LLEVAR A TU HIJO AL ODONTÓLOGO

Hay que tener en cuenta que para ellos es una aventura ir a la clínica Odontólogica. Al principio, no saben qué les van a hacer y tener a una persona tocando la boca y revisando los dientes puede resultar incómodo y preocupante, sobre todo si las primeras visitas se producen a una edad más avanzada y no están acostumbrados a ello. Vamos a darte algún consejo para hacer que esas visitas no sean muy traumáticas y se pueda ir al odontólogo sin que suponga un problema para ellos.

1 – Intenta que esa primera visita no sea para nada urgente. Es mejor acostumbrarlos a que vayan cuando no hay una enfermedad o problema por medio. Una revisión a una edad temprana al año les ayudará a comprender que cuando van ahí no es para que les hagan daño, sino para ayudarles a cuidar su boca y sus dientes. Es mejor que el profesional les atienda sin nervios y que hable mucho con ellos, para que comprendan que se trata de un amigo, no de alguien que les hará daño.

2 – El momento de recibir la atención es importante. Es mejor planificarlo con tiempo, para ir preparándolo para la visita. Con esta planificación podemos evitar que sea una actividad que se solape con otra que le haga especial ilusión.

3 – Evita que hayan sensaciones negativas a la hora de plantear la visita al Odontólogo. No utilices términos negativos como “no te van hacer daño“, “no te van a pinchar” o cosas similares. Es mejor incidir en lo positivo: “van a enseñarte a cuidar tus dientes“, “van a vigilar los dientes para que estén bien“, etc.

4 – El ambiente de la Clínica al que lleves a tu hijo debe ser un lugar donde exista un ambiente relajado y pensado para ellos. El odontopediatra está especializado en la boca de los más pequeños y se encargará de que esté cómodo y sin nervios.

Con estos consejos, tus peques irán con ganas y sin miedo a la visita del Odontólogo y cuando vayan por algún motivo de salud, lo harán tranquilos y sabiendo que van a cuidarles y a solucionar sus problemas. En la Clínica Social de Ortodoncia nos esforzamos por hacer que esas primeras visitas de los niños sea una gran experiencia positiva.

Información apoyada de: https://www.centrosdentalplus.es/cuatro-consejos-llevar-los-ninos-al-dentista-no-morir-intento/

Sigue leyendo

SE ME CAYÓ UN BRACKET ¿QUÉ HAGO?

No es muy habitual que los brackets se rompan, ya que están fabricados con materiales específicos que soportan las fuerzas de la masticación y uso habitual diario de los dientes, lengua, etc. Sin embargo, ocurre que a veces se cae un bracket o se despega. 

En este artículo vamos a ver qué hacer si se cae un bracket y no asustarse cuando pase 

¿Qué pasos seguir si se cae un bracket?

  • Guardar el bracket

El primer paso es guardar el bracket en un lugar seguro para que el ortodoncista pueda colocarlo en la siguiente sesión en la clínica. Cada bracket cumple una función específica y es importante que no se pierdan. Ya no sólo por el coste económico de la pequeña pieza, si no porque el doctor ha «enseñado» a ese bracket la función que debe cumplir y es importante colocarlo cuanto antes.

MUY IMPORTANTE: nunca intentes pegar el bracket tú mismo. Los pegamentos de uso corriente no están pensados para ser utilizados en nuestra boca. Contienen ácidos que nos pueden provocar heridas y úlceras dolorosas. Espera SIEMPRE a que sea el doctor el que coloque el bracket de nuevo.

  • Utiliza cera

Si el hecho de que se haya caído el bracket te está provocando alguna molestia, aplica la cera específica para evitar roces en las mucosas. Seguramente el doctor te haya comentado cuál es este tipo de cera cuando te ha colocado los brackets. Si la necesitas, solo tienes que ir a la farmacia para encontrarla.

  • Se ha movido el alambre

Si, como consecuencia del bracket que se te ha caído, se ha desplazado el alambre, muévelo en la medida de lo posible hasta su posición original, intentando que te moleste lo menos posible.

Consejos generales

Aunque el hecho de que se caiga un bracket tiene solución, es importante que sigas las instrucciones del ortodoncista: intentar no rasgar con los dientes alimentos como bocadillos o manzanas o, por ejemplo, no mascar chicle. Tampoco es aconsejable masticar hielo o turrones duros o morderse las uñas.

Información tomada de: http://clinicadentalreymont.com/que-hacer-cuando-se-cae-un-bracket/

Sigue leyendo